En Recomendaciones

Miguel Cisneros Perales (Sevilla, 1989) es un lector de fondo. No sólo por exigencias de su trabajo -es traductor y escritor-, sino por puro y auténtico placer. Miguel lee, traduce e investiga de manera continua, mientras va buscando su camino en distintas ciudades: Sevilla, Halmstad (Suecia), Birmingham (Reino Unido), Barcelona y Ginebra (Suiza), donde reside en los últimos tiempos.

Licenciado en Humanidades y Traducción e Interpretación por la Universidad Pablo de Olavide, y Máster en Traducción e Interculturalidad por la Universidad de Sevilla, en los últimos años ha traducido a Edgar Allan Poe (Filosofía de la composición), George Bernard Shaw (Pigmalión, Cátedra, 2016), Andrew Lang (Cartas a autores muertos), Daphne du Maurier para la editorial El Paseo (Los pájaros y otros relatos y Monte Verità), mientras que para la editorial Wunderkammer ha traducido Los bellos y los dandis, de Clare Jerrold, y Poemas de la vida interior, de Lizzie Doten.

Autor de No habrá más sol tras la lluvia y Vidas de mis amigos escritores, ambas publicadas por la editorial La Piedra Lunar, Miguel Cisneros va dejando en su cuenta de Twitter (@TraduSuicidas) un rastro de los libros que le gustaría traducir y que dan cuenta de su bagaje cultural y lector: los relatos para el ‘New Yorker’ de Brian Friel, los relatos de Seán Ó Faoláin, Imaginary Portraits (Walter Pater), Railsea (China Miéville) o Votes for Women!, de Elizabeth Robins, la primera obra de teatro sufragista.

Hemos invitado a Miguel a que deambule por el fondo de la librería y seleccione seis títulos. Con él inauguramos esta nueva sección, titulada Libro de Visitas.

Estas son sus propuestas:

1/ Castellio contra Calvino. Conciencia contra violencia. Stefan Zweig (Acantilado, 2012). Traducción de Berta Vias Mahou.

“Este libro lo leí hace un montón de años y ahora que estoy viviendo en Ginebra entiendo muchas más cosas. Zweig es un escritor que me gusta mucho pero siempre se suelen recomendar El Mundo de ayer o Momentos estelares de la Humanidad. Este libro es más de fondo, más raro, y creo que la lucha contra la conciencia es un tema muy de actualidad. Me gusta pasear Ginebra con él en la mente”.

2/ A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España. Manuel Chaves Nogales (Libros del Asteroide, 2013)

“Lo leí hace poco, no lo conocía. Me lo recomendó Alberto Marina (editor de La Piedra Lunar) porque su padre lo había editado en la Diputación de Sevilla hace muchos años. Me regaló la edición de Libros del Asteroide y me dejó pasmado. Me ha interesado no por la temática, sobre la Guerra Civil, sino por lo literario. Le he advertido un estilo que no le he visto a casi nadie. He leído este, La agonía de Francia y Lo que ha quedado del imperio de los zares. Todo el mundo me dice que tengo que leer El maestro Juan Martínez que estaba allí y lo haré”.

3/ El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital. Remedios Zafra (Anagrama, 2017)

“Creo que este es un libro muy necesario. Quien lo lea seguramente será un trabajador cultural o académico, precario, más que probablemente, y Remedios Zafra juega mucho a hacer que te sientas representado por el personaje y a incendiarte un poquito, que eso está muy bien. No sé si las soluciones serán factibles o si habrá soluciones. Pero el hecho de que se publique como queja está bien y encima le han dado un premio”.

4/ Indian Country. Dorothy M. Johnson (Valdemar, 2017). Traducción de José Menéndez-Manjón.

“Me gustan mucho los westerns y es sorprendente que casi nadie sepa que se trata de películas basadas en novelas y relatos. En este caso, aún encima, se trata de una mujer. El hombre que mató a Liberty Valance me encanta”.

5/ Poesía Completa. Emily Brontë. (Alba, 2018). Traducción de Xandru Fernández.

“No conocía la faceta de Emily Brontë como poeta y ha sido una auténtica sorpresa. Esta edición ha sido lo primero que me he comprado al viajar a España. Las ediciones de Alba de poesía son estupendas, además de editadas con muy buen gusto, y la traducción es magnífica”.

6/ La tierra baldía. T.S. Eliot. (Lumen, 2015). Traducción de Andreu Jaume.

“Eliot es ahora mismo mi poeta de cabecera. Este último año habré leído La tierra baldía cinco veces, lo tengo en la mesita de noche y es un descubrimiento tras otro. Sobre todo, Prufrock y otras observaciones, me gusta incluso más que La tierra baldía. Estos dos textos suelen ir juntos pero Prufrock es una cosa rarísima, con un humor muy Eliot pero sin la cuestión trágica. Es una lectura complicada pero muy interesante”.

Posts recientes

Dejar un comentario

¿Qué desea buscar?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar