En Eventos

Por tercer año consecutivo, el Taller de Lectura con Eduardo Jordá centrará nuestra programación cultural para la temporada 2020/2021, en la que, debido a las circunstancias, iremos combinando fórmulas híbridas, presencial y digital.

Con un grupo ya muy consolidado de participantes, al que por otra parte no dejan de incorporarse nuevas personas interesadas, en la librería nos sentimos muy contentas con esta actividad por que no sólo permite el intercambio cultural sino también, y lo más importante, fomenta los vínculos personales.

Eduardo Jordá lo explica así:

«Un taller de lectura -igual que un taller de escritura- es una actividad azarosa. Por mi experiencia dando talleres de escritura -que siempre intento que sean muy participativos-, sé que a veces participan personas que sufren alguna patología o que están viviendo una muy difícil situación personal. En la mayoría de los casos no pasa nada: esas personas se van muy pronto del taller porque se dan cuenta de que no encajan, o bien se adaptan y acaban integrándose sin ningún problema. Algunas de estas personas, incluso, llegan a rendir a un nivel altísimo, justamente porque las circunstancias tan difíciles que han estado viviendo les han entregado un material vital valiosísimo. Doloroso, sí, pero muy útil para convertirlo en materia narrativa.

En este sentido, lo que más me ha sorprendido de nuestro taller de lectura es que no ha planteado ni un solo problema en ningún momento. Ni un solo participante se ha comportado con una actitud que haya puesto en peligro la armonía de las discusiones. Es bien sabido que determinadas actitudes -la terquedad, la intransigencia, la falta de sentido del humor- pueden destruir la dinámica de una buena discusión. Hay que saber escuchar y hay que saber opinar con argumentos y con explicaciones. Y por supuesto, hay que ser respetuoso. Como todos sabemos, estas cualidades no abundan en nuestra sociedad -que es ruidosa y terca y refractaria al entendimiento-, de modo que lo que ocurre en nuestro taller puede considerarse -o más bien debe considerarse- un pequeño milagro de inteligencia y cordura colectivas. Un milagro, repito.»

Para esta temporada, Jordá ha seleccionado 11 lecturas, de las cuales 8 son obras de mujeres.

«Esto no se debe a una política de cuotas ni de discriminación positiva, sino simplemente a una cuestión de gusto personal. Todos sabemos que cada vez hay más mujeres escritoras y que cada vez hay más mujeres lectoras (los varones, parece, nos vamos eclipsando como lectores). Y por otra parte, cada vez se publican más obras escritas por mujeres que habían sido postergadas o silenciadas.

Hoy en día, nadie puede discutir que Clarice Lispector o Alice Munro o Carmen Martín Gaite son autoras universales, pero esta opinión no era tan fácil de sostener hace simplemente 30 años. Por eso mismo me he propuesto que en nuestra lista de lecturas para este año -en la que he procurado incluir novelas que tengan una temática más liviana y menos dramática (más mozartiana, si se me permite un símil musical, y menos beethoveniana) haya menos dramatismo que en las obras que vimos en el curso 2019-20. He optado, por tanto, por una cierta ligereza. Y cuando hablo de ligereza no uso la palabra en sentido negativo, sino como sinónimo de humor, de visión irónica de la vida y de sabiduría narrativa usando las técnicas de la comedia.

El caso de Nancy Mitford -la autora con la que empezamos el curso- es muy representativo de esta forma de escribir, igual que el de Stella Gibbons. Pero en esta lista de lecturas también aparecen autoras que escriben sobre la vida con una inusual dureza. Ahí están, como ejemplo, la brasileña Clarice Lispector, la inglesa George Eliot, la norteamericana Carson McCullers o la catalana Mercè Rodoreda. También hay una autora, la australiana Joan Lindsay, que escribió un clásico de la narrativa gótica (o de terror psicológico): “Picnic en Hanging Rock” (publicado en 1967). 

Y para terminar, he incluido en el curso a tres autores masculinos: Ángel Vázquez, que es autor de una de las mejores novelas del siglo XX español (“La vida perra de Juanita Narboni”), además de Manuel Chaves Nogales (un ejemplo ético y artístico de compromiso político y de actitud vital), y por último, un clásico tan enigmático de la narrativa breve como Herman Melville y su fantasmagórico “Bartleby el escribiente”.

Durante toda la temporada mantendremos abierta la participación online. Todas aquellas personas que estén interesadas en participar, pueden escribirnos a info@libreriapalas.es o llamarnos al 954 27 65 38.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Qué desea buscar?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar