En Editoriales

las afueras es la primera editorial destacada en nuestro blog no sólo porque los tres primeros títulos que han servido de presentación de su catálogo son interesantes, sino porque, en un mundo saturado de libros y preso de la velocidad, en esta casa literaria prometen trabajar despacio, recuperar la pasión primigenia del oficio de editor, y descubrirnos autores y literaturas que permanecen ajenos al canon.

Editar es más que hacer libros: es conferir sentido a un texto y formular con él una propuesta de lectura dirigida a unos amigos imaginarios. Los libros son una invitación a participar en una conversación pública dentro de ese espacio que llamamos literatura. Nuestro trabajo consiste en poner en circulación discursos que nos ayuden a conocernos, a entender el mundo en el que vivimos, a hacerlo soportable”.

Quien habla así es Francisco Llorca, uno de los tres miembros del equipo de las afueras, que completan Magda Anglés y Roberto Grüber.

Los tres están trabajando en el sector editorial pero, dado que comparten las mismas inquietudes y tenían ganas de hacer algo más creativo, se lanzaron a desarrollar juntos, y a tiempo parcial, un proyecto que les permitiese “disfrutar” del proceso.

las afueras ha publicado por primera vez en español ‘Los golpes‘ (1941) de Jean Meckert; una novela que, a través de la relación de Félix y Paulette, retrata la vida en los bajos fondos de la capital francesa durante los años treinta del siglo pasado, mientras va centrando la mirada en el mundo del trabajo, “tan ausente en el mundo de la narrativa (no sólo española) o en la violencia de género”.

Del autor polaco Kornel Filipowicz (1913-1990) hemos empezado a tener referencias gracias a ‘Un romance de provincias‘ y el sello barcelonés pretende seguir indagando en la producción literaria de este biólogo de formación; poeta, novelista y guionista de cine que compartió vida y afanes durante más de veinte años con la Premio Nobel Wislawa Szymborska.

Queríamos recuperar esta figura clave de la narrativa polaca que, más allá de su calidad literaria y humana, había quedado injustamente a la sombra de Wislawa Szymborska, una especie de inversión de la tradicional figura de escritora a la sombra de un escritor”, cuenta Llorca.

Esta novela breve nos cuenta la historia de Elzbieta, una joven de costumbres monótonas que aspira a que la vida le aporte algo más que la mera transición entre una madre enfermiza y vigilante, y un marido previsible.

La llegada de un poeta de Varsovia, Fabian Milobrzeski, provoca la ruptura de ese orden acentuando el contraste entre la vida en la ciudad y en el pueblo, entre la vida imaginada y la real, entre distintas generaciones de mujeres. Mientras, suena música de fondo: la de Bach, organizada, repetitiva y precisa, y la de Chopin, imprevisible y virulenta.

Estos días, los editores de las afueras han cerrado la visita a España de Jane Lazarre, novelista y ensayista estadounidense, de quien han publicado El nudo materno (1976); un clásico del feminismo que hace cuarenta años rompió moldes con su abordaje sobre la maternidad contada en primera persona.

Carolina del Olmo (@Caro_delOlmo), filósofa y autora del prólogo, lo definió así en Twitter:

Frente a la frivolidad de malasmadres, sin cruzar la frontera de las madres arrepentidas, pero sin que eso nos situé en un mundo rosado de supuestas buenas madres: ahí está ‘El nudo materno’ de Jane Lazarre, dando voz a la poderosa ambivalencia de la experiencia maternal”.

Llorca añade que “ahora que se está poniendo en cuestión el mito de la buena madre, nos parecía interesante ofrecer al lector en español el que fue el primer intento de hacerlo y, más allá de la banalización en la que suelen incurrir estos nuevos discursos, poner de relieve el papel que los cuidados tienen en nuestras vidas”.

Ya para acabar os dejamos con un acertijo: el próximo volumen que publicarán en este sello barcelonés a finales de 2018 es un libro latinoamericano, de los años setenta, de un autor excluido del movimiento del boom por latitud, temática y propias condiciones vitales. ¿Quién será?

Y además, esta invitación extraída de su web:

Leer es como caminar. Y por eso, frente a la fugacidad en la que vivimos instalados y que se ha extendido a todos los ámbitos de la existencia, reivindicamos las horas suspendidas de la lectura, similares a las de quien vaga sin rumbo ni objeto”.

Artículos relacionados

Dejar un comentario

¿Qué desea buscar?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar